Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 16 de julio de 2008

DATOS PARA PENSAR

Hoy leí en el diario una noticia que me preocupó: mañana será el DÍA NACIONAL PARA LA PREVENCIÓN DEL SUICIDIO. El Ministerio de Salud Pública difundirá un manual sobre el tema en el que se encuentran estas cifras alarmantes: en 2007 hubo en Uruguay 599 suicidios y 1.600 tentativas.
En Internet encontré dos artículos del Dr. Federico Dajas, Jefe del del Departamento de Neuroquímica del Instituto de Investigaciones Biológicas "Clemente Estable", con este título: "Alta tasa de suicidio en Uruguay". Escribe este científico en un artículo de 2001:

"En 1998 se comunicó la existencia de una epidemia de suicidio y depresión en el país, la que no fue corroborada oficialmente pese a que el concepto regresa periódicamente. (...) Las tasas de suicidio de los últimos 25 años muestran un incremento gradual pero marcadosobre el final de la década de los 90, que llega a un aumento significativo en 1998 el cual retrocede en 1999. (...) En el análisis por edades se detecta un cambio en relación a estudios anteriores con un aumento de la tasa sobre todo en hombres jóvenes (20 a 24 años y 40 a 50 años) y un aumento concomitante en la mujer adolescente y madura. No existe correlación significativa con la tasa de desempleo, ni con el cambio de ésta".

En el manual del MSP, por otra parte, se lee que las causas del suicidio serían: el aislamiento, el desapego, la desesperanza, vivir mal, las frustraciones, la falta de proyectos, la depresión y algunas situaciones "de molestia".

Para mí que, entre las causas, falta un factor esencial. A su vez, a ver ¿qué hacemos?...

2 comentarios:

Minerva dijo...

En Uruguay cuesta mucho emprender proyectos. Ésa puede ser una razón: la frustración. ¿Qué hacer? Hablar con la gente, que se sienta integrada a la sociedad. Puede ser una vía.

Daniel Iglesias Grèzes dijo...

Estimado Padre Jaime:

Yo diría que el ateísmo, el agnosticismo y el secularismo son "factores de riesgo" en lo referente al suicidio, ya que pueden conducir fácilmente a la desesperación.

Pero hay quienes prefieren "hacer la vista gorda" ante un asunto tan obvio y hay quienes se han vuelto ciegos ante esa clase de evidencias.

Un gran saludo de
Daniel Iglesias