Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


jueves, 22 de mayo de 2008

ORACION POR LOS NIÑOS URUGUAYOS


Los niños... Estuve el año pasado en la inauguración de cursos del CADI, en el barrio Casavalle, y me divertí mucho: viéndolos reír, escuchando sus pequeñas locuras... Fui al Family Day de Our Kids y también lo pasé genial: admirándolos, macaneando de lo lindo con ellos, bobeando con sus padres embobados.



Los niños, hoy y siempre en Uruguay y en todas partes: "Dejen que los niños vengan a mí y no se lo impidan, porque de ellos es el reino de Dios" (Lc 18, 16). Y la terrible advertencia: "Cualquiera que escandalice a uno de estos niños que creen en mí, más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino y lo arrojaran al mar" (Mc 9, 42).

Oración de los mayores por todos los niños, sin excepción, porque han sido formados a imagen del mismo Dios y en ellos, de manera especial, brilla esa divina imagen. Y educación de los niños para que, cuando sean grandes, sepan admirar y respetar la obra de Dios en cada hombre y en cada mujer.
Pero me pregunto si nuestra cultura laicista se atreverá a enseñarles la verdad.




No hay comentarios: