Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 5 de mayo de 2008

ESTAR EN ONDA

Esta semana voy a disponer de un celular. "¡Ya era hora!", me dicen. Y yo: "¡Llegó la hora!"... La verdad es que no quería tenerlo: ¿se imaginan, por ejemplo, lo que es estar confesando y sentir -me da igual el ring tone que sea- que otra persona te llama, y otra más después?... ¿Alguien se estará muriendo?, ¿adónde tendré que ir?, ¿de quién me olvidé?... - Bueno, déjelo apagado y ya está. - Ah, sí. ¿Y después qué hago con el montón de llamadas guardadas en la memoria infalible del aparatito, tan infalible que no te deja mentir?...
En fin, el tema es que, como ahora viajo al interior todas las semanas, el celular me ayudará -¡espero!- a organizarme las actividades. Pero veo con horror que, durante los viajes, seguramente caeré en lo mismo que detesto: hacer y recibir llamadas prescindibles al cien por ciento, perdiendo las horas que hasta ahora dedico a leer. (En un viaje y poco devoré "Cometas en el cielo": formidable).
Pero ahora, con mi celular, "estoy en onda", como me dijo una señora el otro día. - ¡Es importante estar en onda, Padre!, agregó feliz casi por completo. -¡Ah!, ¿sí?...

2 comentarios:

Nazaries dijo...

Apreciado autor, acabo de descubrir este maravilloso blog, a raíz del comentario del 11 abril sobre Alessandra Borghese.
Estoy muy contento porque me considero el admirador número uno de Alessandra en España, y celebro encontrar personas que hablen bien de ella, y sobre todo de sus creencias y valores católicos.
Qué alegría.
Si Dios no va por delante, no se llega a ningún sitio.
Un saludo y mi más sincera enhorabuena por este blog.

Jota Efe dijo...

Me apropio lo que decíaPedro Vargas (cantante de "mi época"), al terminar una canción: "¡Muy agradecido, muy agradecido, muy agradecido!". Y que Dios nos ayude, a Alessandra Borghese y a todos.