Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 10 de mayo de 2008

CUANDO ESTUVO EL PAPA (III)

Ayer estuve en Salto. Fue una coincidencia: yo no esperaba poder participar en un acto, en el que se recordó la Misa que celebró allí Juan Pablo II hace veinte años. Del acto les contaré mañana. De lo que pasó en Salto hace dos décadas, en cambio, sólo hay que decir que allí nos convocó a llevar a cabo una misión que es más actual aún que entonces: la "nueva evangelización del Uruguay". Vale la pena leer y meditar la homilía del Papa: pienso que nunca antes ni después "desmenuzó" tan claramente como en Salto, el contenido de la que debe ser una evangelizació "nueva en su ardor, nueva en sus métodos y nueva en su expresión".
Dijo, por ejemplo: “El renovado ardor apostólico que se requiere en nuestros días para la evangelización, arranca de un reiterado acto de confianza en Jesucristo: porque El es quien mueve los corazones; El es el único que tiene palabras de vida para alimentar a las almas hambrientas de eternidad; El es quien nos transmite su fuego apostólico en la oración, en los sacramentos y especialmente en la Eucaristía. “He venido a traer fuego a la tierra, ¿y qué quiero sino que arda?” (Lc 12, 49). Estas ansias de Cristo siguen vivas en su Corazón”.
De Salto, al aeropuerto de Carrasco. Se despedía el Papa, feliz y conmovido. Nos conmovió a todos:
"Gracias, pueblo de Uruguay, por la hospitalidad que has dado al Papa y por la acogida que has reservado a su palabra de sembrador de esperanza evangélica! Sé que cuando parte un amigo, vosotros tenéis la costumbre de despedirlo deseándole lo mejor:
¡Que seas muy feliz! Vosotros lo deseáis también a este peregrino que ahora se despide y yo correspondo de verdad con este mismo deseo por mi parte: ¡Uruguay, que seas muy feliz!





1 comentario:

Nazaries dijo...

Juan Pablo II es el hombre más importante del siglo XX,y quizás uno de los más sobresalientes de toda la Historia.Los días que transcurrieron tras su muerte así lo atestiguan.
Es la imagen del Señor.
Es nuestro ejemplo, es nuestro modelo.
Lo admiro.