Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 11 de abril de 2008

UN MAIL DE ALESSANDRA BORGHESE

Ayer, inesperadamente, recibí un mail de Alessandra Borghese. No sé si conocen su historia; la cuenta en ese libro y es apasionante: es la historia de una mujer que tenía todo (Alessandra pertenece a una de las familias más aristocráticas de Italia) y en realidad no tenía nada. Hasta que encontró que, dejando todo en las manos de Dios, podría empezar a tener lo que más ansiaba: un corazón enamorado que desde entonces la lleva a hacer de todo, sin miedo a ir contracorriente.

Cuando hace un par de años leí su libro le escribí, me contestó y pasé a integrar su lista de direcciones.

El mail que recibí ayer dice así:


"Necesto un minuto de tu tiempo y te lo agradezco. Quizás has tenido ocasión de conocerme por medio de mis libros , o por los artículos que he escrito como vaticanista siguiendo al Papa, o por los testimonios televisivos. Mi sitio web está activo y actualizado para conocerme más:
www.alessandraborghese.com

Hace un tiempo, Pier Ferdinando Casini me pidió que fuera cabeza de lista al Senado de Roma y del Lazio, por la Unión de Centro. Este nuevo compromiso ha llegado a mi vida de manera fulminante y sin haberlo buscado. Después de haberlo meditado largamente, he aceptado el desafío, que consiste en llegar a alcanzar el 8% en el Senado; es difícil, pero no imposible.
Si llego a ser elegida, seguiré defendiendo los valores no negociables en los que creemos: la familia, los jóvenes, la cultura de la vida, la educación y el trabajo. No pretendo llevar mi fe al parlamento, sino realizar una política a la altura de mi fe, esto sí.

Pablo VI decía que la política es la forma más alta de la caridad. Conmigo en el Senado, el pueblo de la vida, del cual formo parte con orgullo, tendrá un claro punto de referencia. Dame tu voto y yo haré que sea útil a la gente.


Alessandra Borghese
alessandra.borghese@yahoo.it


Hasta aquí el mail. Me parece que Alessandra Borghese está dando un ejemplo a imitar. ¿O no?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy mismo he descubierto a través de la web. Me gusta como persona y me alegra q. alguien como ella entre en la política, solo recordar q. la religión forma parte de la política. Le deseo lo mejor.

Minerva dijo...

Me parece estupendo que la fe traspase la capa más densa de la sociedad. Así se logran los cambios, así se incorporan los valores.
Mis felicitaciones.

Jav·E dijo...

Me leí el libro de Alessandra y puedo asegurar que esta mujer va a revolucionar todo si sigue así. Recomiendo la segunda parte del libro: "Sed de Dios"

Nazaries dijo...

oMe considero el admirador número uno de Alessandra en España.
Acabo de descubrir este maravilloso blog,y me enorgullece que se hable bien de Alessandra, y por tanto de los valores católicos.
Qué alegría, de veras.
Si Dios no va por delante , no se llega a ningún sitio.
Un saludo

Anónimo dijo...

Descubrí a Alessandra por medio de una amiga que leyó su libro y me lo recomendó. En este momento lo estoy leyendo y me parece increible lo que Dios ha obrado en esta mujer.