Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


miércoles, 2 de abril de 2008

UN BAÑO DE LUZ


Hoy hace tres años que se fue. Ayer se cumplieron 21 -¡Dios mío, que el tiempo se nos va como el agua entre las manos!- desde que celebró en Montevideo la Misa más importante de nuestra historia. Cuando paso por Tres Cruces me detengo un momento para contemplar la que nos dejó como recuerdo para siempre: está en su lugar, blanca y elegante, como una novia. Fue su Cruz: ser Papa. Lllegó a Montevideo bajo agua -31 de marzo de 1987, seis de la tarde, diluviaba...- sonriendo mientras saludaba, saludaba y saludaba... Lo esperaba una multitud, en la rambla, cantando bajo la lluvia, literalmente: sólo para verlo pasar. Discurso en la Catedral, discurso en el palacio Taranco, discurso a los obispos en la Nunciatura Apostólica, la Misa al día siguiente... y siempre de buen humor. Aeropuerto de Carrasco: saludar y saludar... Se fue para Chile, donde lo esperaba Pinochet. Vuelta a empezar. Y así, 26 años.
La síntesis la encontré en La Habana, en 1998, mientras preparaba la última crónica de su visita a Cuba. En el cuarto de la parroquia donde viví esos días, un libro de poemas de Martí. Leí: "Cuando al peso de la Cruz/el hombre morir resuelve/sale a hacer el bien y vuelve/como en un baño de luz".


1 comentario:

Anónimo dijo...

Preccioso recuerdo, grandísimo Papa, q. quiere q. no le olvidemos, precciosos versos.