Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


viernes, 4 de abril de 2008

LA VIDA MANOSEADA

Este señor se llama Giuliano Ferrara y es el Director del diario italiano Il Foglio. Ferrara no es católico (se declara "ateo devoto"...), fue miembro del Partido Comunista, pasó después al socialista y ahora mantiene posiciones políticamente bastante incorrectas. En todo caso, lo que aquí interesa recordar es que en diciembre de 2007 Ferrara comenzó en su diario una campaña en favor de una moratoria mundial sobre el aborto. Lo hizo al día siguiente de haber anunciado las Naciones Unidas una moratoria sobre la pena de muerte. Ahora, es el líder de un partido político que se presentará a las próximas elecciones italianas: ¿Aborto? No, gracias. Este es su lema.
El 5 de marzo pasado, Ferrara dio una conferencia en Madrid sobre el aborto, que vale la pena leer desde el principio hasta el fin (es un placer y está en español), porque sitúa en su preciso contexto nuestro BOCHORNOSO y ABOMINABLE debate sobre el aborto.

No hay comentarios: