Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 15 de marzo de 2008

SAN JOSE, RUEGA POR NOSOTROS



"A ver qué hacemos..." Rezar es algo muy práctico que cualquiera puede hacer. Hoy es un buen día para dirigirnos a San José, cuya fiesta celebramos (se adelantó con motivo de la Semana Santa). En la Exhortación apostólica "Redemptoris custos", n. 32, Juan Pablo II recomendaba esta oración de su predecesor, el Papa León XIII. Se verá, al leerla, que tiene valor permanente.


A ti, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de tu Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente tu patrocinio.

Con aquella caridad que te tuvo unido con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente te suplicamos que vuelvas benigno los ojos a la herencia que con su sangre adquirió Jesucristo, y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades.

Protege la escogida descendencia de Jesucristo, aleja de nosotros, oh Padre amantísimo, este flagelo de errores y de vicios. Asístenos desde el cielo, en esta lucha contra el poder de las tinieblas; y, como en otro tiempo libraste de la muerte la vida amenazada del Niño Jesús, así ahora defiende a la Santa Iglesia de Dios de las hostiles insidias y de toda adversidad.

Y a cada uno de nosotros protégenos con tu constante patrocinio, para que, a ejemplo tuyo y sostenidos por tu auxilio, podamos vivir y morir santamente y alcanzar en los cielos la eterna bienaventuranza. Amén.




1 comentario:

PupitA dijo...

SAJN JOSÉ ES EL SANTO DEL SIELNCIO Y DE LA VIDA INTERIOR!
dESPUÉS DE jeSUCRISTO Y SU sTMA maDRE sAN jOSÉ por excelencia es el SAnto de Dios...
Dios Padre le confio su dos más gradnes tesoros:JEsús y MAría
Cómo no quererlo e invoxcarlo!
Su intercesión es poderosa ante Dios
REcurramos a él en nuestras necesidades si somos perseverantes en la oración él nos escuha y le pide a Dios por nosotros.
Glorioso Patriarca San José nunca me cansaré de copntar tu inmensa bondad ...nunca te cansas de hacer el bien desde el cielo...
así como María tu cielo es ahcer el BIEN en la tierra

SAN JOSE RUEGA POR NOSOTROS