Páginas

domingo, 18 de abril de 2021

UN DÍA GLORIOSO

 El de ayer fue un día glorioso. Más, porque estamos en otoño. La  temperatura, ideal. Y el mar, azul como pocas veces. Y no había viento. En este tiempo de encierro, la playa fue libertad responsable en estado puro. Frente al mar, una sinfonía en azul que me hizo pensar…

¿Qué haré de mi vida?...


¡Ya resolví el problema, manos a la obra!


Hay quienes prefieren esperar, sentados, a ver si “se me da”…


O, aunque con esfuerzo, de pie, buscando el pique, trabajando por el pique



Corriendo, también corriendo se vive la vida


Y caminando en compañía de amigos, ¡qué mejor!


Pero importa encontrar con quién compartir la existencia


Y, cuando se encuentra, el futuro es puro presente conversado mil veces


Con alguna incomodidad, claro, pero ¡con gusto!


Porque pasar la vida en soledad… No, decididamente no.


Un día glorioso, para no parar de darle gracias a Dios. Lo pasé en Santa Lucía del Este, con amigos “burbujeantes”. Inolvidable.



 

 

  

martes, 6 de abril de 2021

¡ESTÁ VIVO!...


 ¡Sí, decididamente, sí! ¡Hay que gritarlo con altoparlantes! ¡JESUCRISTO VIVE!... Uno puede leer y releer la biografía de un héroe, de un famoso, de un hombre bueno... y conocerla con pelos y señales. Pero... ¡no puede conversar con él, ni intimar, ni... nada! ¡Porque está muerto! Con Jesús, en cambio, puedo hablar de lo mío, de lo suyo, de lo nuestro, de la pandemia, de mis amigos muertos, de mi familia, de mis proyectos, de mi país, de los otros países, de los que están en guerra... Y del presente, del futuro y del pasado, sí, aunque él no tiene memoria para los momentos tristes en que me olvidé de su presencia. Y me cuenta del Cielo, y me dice que le duele el olvido de tantos... ¡Jesucristo está vivo!, ¿se entiende? Y te ofrece la Paz verdadera, la que perdura, la que espanta los miedos covídicos... ¡Vamos, a entrar en relación de amistad con él! Leyendo y releyendo su vida, ahora mismo los capítulos finales de los Evangelios: ¡ahí está Jesús Resucitado! Sirviendo, escuchando, sonriendo, animando...

sábado, 27 de marzo de 2021

LA SEMANA MÁS IMPORTANTE DEL AÑO


 Domingo de Ramos. Empieza la Semana Santa. El amor de Jesús lo lleva a instituir el sacramento de la locura, la Eucaristía. Todos los días, desde hace más de 47 años, la celebro en cada Misa, renovación incruenta del sacrificio del Calvario. Me estremece. Me salva el arranque de la celebración: "Yo confieso que he pecado mucho, de pensamiento, palabra, obra y omisión"... Y pido perdón golpeándome el pecho. ¡Dame tiempo, Señor, dame tiempo para arrepentirme y mejorar!

                            


    El mismo día en que Jesús resucitó, ¡alleluia!, se apareció a sus apóstoles para decirnos: "a quien ustedes les perdonen los pecados, les quedan perdonados". ¡Tenía apuro el Señor, para transmitir a sus sacerdotes el poder que solo Él tenía! "De pasarme las horas confesando, los días y los años absolviendo pecadores, sí, ¡santos!, ángeles con el ala rota, pedros y magdalenas que se acusan del peso de la sombra de este mundo: de tanto perdonarles alma y cuerpo se vuelven transparentes como dulces marías que renacen, y yo, yo pecador, un cristo ciego que con los años entra en agonía de carne y sangre y tierra, opaca muerte (José M. Ibáñez Langlois).

(Fotos, Josh Applegate, Unsplash). 

sábado, 20 de marzo de 2021

FOTOS ARREPENTIDAS


 

No sé los nombres de estos chicos, tampoco el de la mujer pescadora. Estoy tan arrepentido… Saqué las fotos el 18 de julio de 2007, en Santa Lucía del Este. Absorbía mi atención la máquina de fotos, que estaba estrenando. Después te das cuenta de que, inmensamente más que cualquier máquina, lo importante son las personas y, sobre todo, los niños: darles conversación, preguntarles sus nombres, hacerles una broma… Como dijo, exactamente, Susanna Tamaro: “Sólo al envejecer nos damos cuenta de la gravedad de ciertas palabras, y todo lo que nos hemos perdido —por superficialidad, por egoísmo, por prisa— pesa sobre nuestro corazón, pero el tiempo ya habrá pasado y no vuelve atrás”. Bien, pero gracias a Dios se puede volver a empezar todos los días.



 

martes, 16 de marzo de 2021

LA AURORA DE ROSADOS DEDOS

 “Tan pronto como brilla la hija de la mañana, la Aurora de rosados dedos, el noble hijo de Ulises abandona su lecho y se viste”

La hija de la mañana, venerado Homero, también luce en el atardecer. Lo comprobé el 13 de junio de 2013, cuando alcanzaba la ruta 5 viniendo desde Aiguá. Me quedé estupefacto: ¿cómo era posible tanta belleza? ¡Qué regalo! Después de capturarlo con la máquina, seguí hasta Minas -llegué de noche- agradeciendo, agradeciendo: no soy "el noble hijo de Ulises"; soy un hijo de Dios que no termina de asombrarse por las cosas que su Padre le prepara.  


 


domingo, 14 de marzo de 2021

EL PERRO DE LA CALLE CAMPBELL

 


Entre rejas lo encontré, en la puerta de entrada de una casa, en la calle Pedro Campbell. Imperturbable: ni un ladrido, ni un solo movimiento, ni siquiera cuando puse mi celular a pocos centímetros de su cabezota para sacarle la foto. Su mirada dice... ¡tantas cosas! Creo que es un perro filósofo. Yo lo llamaría Platón, la verdad: sí, creo que sería su nombre exacto. Si pudiera hablar... ¡qué parrafadas tendríamos! Y seguro que aprendería mucho de él, no hay más que mirarlo.

martes, 9 de marzo de 2021

LA ESCRITORA MÁS LONGEVA DEL MUNDO


Si alguien merece un recuerdo muy especial en el Día internacional de la Mujer, es Mercedes Salisachs. (Recomiendo todas sus novelas (40), en particular La gangrena, que sin hacer ruido lleva ya como 60 ediciones...).  Era la escritora en activo más longeva del mundo.

Mercedes falleció en Barcelona, donde siempre vivió, el 8 de mayo de 2014, a los 97 años, y publicó su última novela, El caudal de las noches vacías, un año antes de su muerte: en definitiva, murió trabajando.

La conocí porque era una mujer super amable y cordial y piadosa y buena. Una vez -hace de esto como doce o más años- le escribí felicitándola por su última novela y tuvo el detalle de contestarme. A partir de entonces nos escribimos con relativa frecuencia y, cuando publicaba un nuevo libro, me lo mandaba.  

En septiembre de 2011, regresando de Roma, pasé por Barcelona y tuve la alegría de celebrar en su casa la misa de la Virgen de la Merced, precisamente el día 24, fiesta de la santa patrona de la ciudad, cuando Mercedes celebraba su santo.

En la foto, a mi lado está Alejandra (Mercedes fue madre de 5 hijos y abuela de 20 nietos), a la que dedicó El caudal de las noches vacías anunciando, como así fue, que sería su última novela.