Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


lunes, 24 de julio de 2017

LA COLONIZACIÓN IDEOLÓGICA

En este lunes 24 de julio, quisiera aclarar una información que apareció ayer en el diario El País. Trata de un tema importante: el título de la información es: GUÍA DE SEXUALIDAD CONCITÓ CONSENSO. Se refiere a un librito de 91 páginas, elaborado por el Consejo de Educación Inicial y Primaria, titulado Propuesta didáctica para el abordaje de la educación sexual en Educación Inicial y Primaria.

La información de El País recoge declaraciones de Gonzallo Salles, director de Gurises Unidos, una de las organizaciones que, junto a Primaria y el Fondo de Población de Naciones Unidas dieron a luz esta iniciativa y lo que habría declarado sobre la Propuesta el Licenciado Rafael Ibarzábal, Director Nacional de AUDEC, la Asociación Uruguaya de la Educación Católica. En este sentido, habría dicho: "Si bien comparto el planteo conceptual, las definiciones, el enfoque didáctico, el papel de la escuela y del docente (…) a las actividades falta darles estructura por edades". El Licenciado Ibarzábal habría dicho también que  "las ocho primeras propuestas están muy basadas en la idea de género".  

Ayer dediqué un rato a leer la Propuesta, que se ha presentado como un logro de “consenso” entre las autoridades de la enseñanza y de la educación católica. No es posible aceptar esto; pienso que tiene que haber algún error en la información. En la página 11 dice: La sexualidad es una construcción social, se aprende y produce a partir de las instituciones de pertenencia, socialización y referencia tales como la familia, la escuela, los medios de comunicación, el Estado, etc.”. Un poco más adelante se lee: El cuerpo en tanto construcción cultural refleja aspectos biológicos y sociales, así como determinadas valoraciones, producto de un determinado tiempo histórico.” En la misma página 12 leo: “El sexo refiere a las características y diferencias genéticas, hormonales y anatómicas que distinguen al espectro de humanos en machos, hembras e intersexuales. Esta definición se encuentra actualmente en discusión, ya que han surgido corrientes de pensamiento que también conciben al sexo como una construcción social”.
Estos y otros conceptos e ideas son extraños por completo a la concepción cristiana de lo que es la persona. Son propios de la ideología de género, de la que el Papa Francisco dijo hace un año, dirigiéndose a los obispos de Polonia: “en Europa, América, América Latina, África, en algunos países de Asia, hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas –lo digo claramente con nombre y apellido– ¡es la ideología de género!”.
“Hoy a los niños –¡a los niños!–, en la escuela se les enseña esto: que el sexo cada uno lo puede elegir. ¿Y por qué enseñan esto? Porque los libros son de las personas e instituciones que te dan el dinero. Son las colonizaciones ideológicas, sostenidas también por países muy influyentes.

En este video cortito, Benigno Blanco informa con toda claridad quiénes están detrás de esta movida, que no es exclusiva de Uruguay ni mucho menos. 

video

sábado, 22 de julio de 2017

EL PODER DE LAS MUJERES

22 de Julio. El comentario de hoy está dedicado especialmente a las mujeres. Y es que, desde el año pasado, hoy celebramos como FIESTA, a una mujer fuera de serie: Santa María Magdalena. El papa Francisco quiso elevar la categoría de la celebración y pasarla  de Memoria a Fiesta.
San Mateo (Mt 27, 55), san Marcos y san Juan afirman que, cuando Jesús estaba clavado en la Cruz, además de la Virgen “estaban allí muchas mujeres mirando de lejos, las cuales habían seguido a Jesús desde Galilea, sirviéndole,  entre las cuales se encontraban María Magdalena, María la madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo”.
El Papa Benedicto XVI dijo: “la historia de María de Magdala recuerda a todos una verdad fundamental: es discípulo de Cristo quien, en la experiencia de la debilidad humana, ha tenido la humildad de pedirle ayuda, ha sido curado por él, y le ha seguido de cerca, convirtiéndose en testigo de la potencia de su amor misericordioso, que es más fuerte que el pecado y la muerte”.
Parecería que María Magdalena, en efecto, tuvo debilidades importantes en su vida, hasta que encontró a Jesús y se convirtió en apóstol. Tan es así, que ella fue la primera en ver a Jesús Resucitado, y fue a ella a quien Jesús le encargó que comunicara a los apóstoles su resurrección.
Los cuatro evangelistas cuentan cómo María Magdalena fue el Domingo por la mañana a buscar el cuerpo muerto de Jesús. San Juan se detiene y, en el capítulo 20, cuenta con todo detalle el encuentro con Jesús resucitado, que la nombra, en definitiva, “apóstol de apóstoles”.



Hay una autora italiana actual, madre de cuatro hijos, periodista de la RAI, que ha publicado dos libros convertidos en best-sellers y un tercero que lleva el mismo camino. Pienso que ella es una de esas mujeres que, como María Magdalena, hoy necesita el mundo. Se llama Costanza Miriano. Su ultimo libro, que aún, me parece, no ha sido traducido al castellano, se titula Cuando éramos mujeres. (Quando eravamo femmine). El subtítulo es: El extraordinario poder de las mujeres. En la contratapa se lee:  
Costanza Miriano, que se ha convertido en un caso internacional por sus libros anticonformistas sobre la familia, cuenta a las hijas el papel de la mujer en la sociedad contemporánea. Y, entretejiendo reflexiones e historias de la vida cotidiana, nos devuelve la imagen de una mujer que sabe que tiene en sus manos los destinos del mundo: porque sabe que el nivel espiritual de una época está dado por el nivel espiritual de sus mujeres, y que mientras el hombre actúa sobre el presente, la madre construye para la eternidad”.
Le encomiendo a santa María Magdalena que ayude a las mujeres a entender bien esto y a obrar en consecuencia. No es poca cosa ¿verdad?


viernes, 21 de julio de 2017

DAR EN EL BLANCO

Buenos días a, soy el pj Ob de M. Hoy es 21 de Julio y es Viernes. Siguiendo lo que les sugerí ayer para mantener la presencia de Dios y para ir gustando las “cosas del cielo”, como dice san Pablo, hoy es un día para considerar especialmente la Pasión del Señor, es decir, lo que Él padeció por nosotros. ¡Qué misterio de amor éste, que el Hijo de Dios haya querido borrar nuestros pecados “humillándose y haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de Cruz” (Fil 2, 8), dice san Pablo!

En el Catecismo que estudié cuando era chico, se preguntaba: ¿Cuál es la señal del cristiano? Y la respuesta: La señal del cristiano es la Santa Cruz. A continuación: ¿Por qué la señal del cristiano es la Santa Cruz? Respuesta: Porque en ella Cristo nos redimió.


Cuando pasan los años y vas tratando de profundizar en esas afirmaciones básicas, más se despierta la necesidad de dar gracias a Dios por esta, su  máxima demostración de amor. Y el Viernes, en particular, brotan pequeñas oraciones, que se llaman jaculatorias, que expresan los sentimientos del corazón: Sagrado Corazón de Jesús, lleno de bondad y amor; Sagrado Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte; Sagrado Corazón de Jesús, traspasado por una lanza; Sagrado Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo... 

Si pensamos un poco, nomás, ¿verdad que nuestros pensamientos van y vienen girando en torno a nosotros mismos, a lo que me ocupa y pre-ocupa, y haciendo juicios sobre las personas, o pensando en el futuro más futuro?... Si nos empeñamos en ir cambiando ese monólogo por un diálogo con Jesús, con su Madre, con san José..., que se alimenta con esas u otras jaculatorias, las que cada uno inventa, estaremos empezando a tener más presencia de Dios, más amor a Dios y a los demás. Es un deporte sobrenatural que todos, sin importar edad o condiciones físicas, podemos practicar. 

Quería contarles algo que alegra mucho. Saben que en el cerro del Verdún hay una casa de retiros muy frecuentada. Ayer, a las 8 de la noche, 27 hombres empezaron en ella un Cursillo de Cristiandad que terminará el Domingo. Vinieron de José P. Varela, de Mariscala, de Aiguá, de Minas... Les pido que se acuerden de encomendarlos a la Virgen, para que saquen mucho fruto de él. 

Aprovecho para animarlos a buscar unos días de retiro en el año. ¡Son tan necesarios PARA DAR EN EL BLANCO! Hay muchas posibilidades: en Montevideo y en todas las ciudades hay retiros organizados por instituciones de la Iglesia, por las parroquias... Está más que comprobado que, en esos días días de silencio activo, de meditación sincera, de conversación con Dios acerca de la propia vida, se encienden luces nuevas del Cielo, que iluminan la verdad de un Dios que nos quiere infinitamente, y se descubren paisajes desconocidos y hermosísimos, y se encuentran fuerzas para cambiar lo que haya que cambiar... Les recomiendo hacer un retiro, vale la pena.

jueves, 20 de julio de 2017

QUIERO QUE ME ENSEÑES A REZAR

En este 20 de julio quisiera transmitirles algo realmente importante, que me vino a consecuencia de un recuerdo. Fue hace muchos años, saliendo yo de la consulta de un dentista, en el centro de Montevideo. Cuando fui a subir al auto, estaba apurado porque tenía que llegar a no sé qué sitio. Y ya estaba arrancando el auto, cuando una chiquilina, 8 o 9 años, se me acercó a la ventana y sin más me soltó: - Quiero que me enseñes a rezar. Me sorprendió, le pregunté por qué o algo así… Y solamente repitió: - Quiero que me enseñes a rezar. Le dije que estaba apurado, le pregunté si ella estaba ahí todos los días, me dijo que sí… - Entonces el martes que viene, que vuelvo por aquí, te enseño. Y me fui. Cuando volví la semana siguiente, nunca más la encontré.

Es un cargo de conciencia que tengo. Y de alguna manera quiero responderle a aquella criatura, que hoy será una mujer.



Pienso que todos los que escuchan esto, de alguna manera rezan. Pero escuchen lo que dice san Pablo: “recen sin interrupción” (1 Tes 5, 17). ¿Será posible esto? Es posible; créanme, que conozco a no pocas personas que intentan hacerlo. Y lo intentan, recurriendo a la intercesión de los santos y buscando modos de acordarse más de Dios cada día.

Un ejemplo que a mi me ha servido mucho. En 1939, san Josemaría viajó hasta un pueblito de La Mancha, Daimiel, para conocer a una chica que hoy está en proceso de canonización: se llamaba Dolores Fisac, Lola Fisac. Ella contó que al terminar de hablar con san Josemaría, este le aconsejó que para ir tomando familiaridad con las cosas de Dios (san Pablo también escribió “busquen las cosas de arriba, las cosas del cielo” (Col 3, 1) dedicara cada día de la semana a una devoción: en concreto le dijo: los Domingos, la Santísima Trinidad; los lunes, las almas del purgatorio; los martes, los Ángeles Custodios, los miércoles, san José; los jueves, la Eucaristía; los viernes, la Pasión del Señor; los sábados, la Santísima Virgen.

Esta es una posibilidad entre muchas otras, para ir aumentando nuestra presencia de Dios, para aprender a rezar continuamente. Hoy es Jueves. Hoy me propongo poner especial atención para agradecerle a Jesús su presencia en los sagrarios de las iglesias. Le voy a decir 5 veces, o 10 o las que sea, que quisiera recibirlo en la Comunión cada día con más amor: esto se llama hacer la Comunión espiritual. Puedo utilizar una fórmula conocida, puedo decirle lo que me salga del corazón. Y ver al llegar el final del día cómo fue la cosa. Y tratar de superarme al día siguiente…

Quiero que me enseñes a rezar… me dijo aquella criatura. Bueno, vayamos por este camino, que está bien experimentado. Seguiremos mañana.



miércoles, 19 de julio de 2017

SENCILLEZ DE LOS NIÑOS

Hoy es 19 de julio; ayer y hoy, los días más fríos de este año: 0 grados de mañana… A las 3 de la tarde llegaremos a los 13 y, como todos los 19 de cada mes, vamos a subir al cerro del Verdún para rezar el Rosario en honor de la Santísima Virgen. Están todos invitados.

Esta mañana, como siempre,, hice un rato de oración en la capilla del Santísimo, en la Catedral. Tiene un aparato de aire acondicionado. Cuando se prende aparece señalada la temperatura del ambiente: marcaba 11 grados; cuando terminé ya estábamos en 17, un lujo. Aquí todos lucimos la moda “cebolla”, compuesta por varias capas de pullovers y otras prendas de abrigo.

Abrí el evangelio de hoy y me encontré con unas palabras de Jesús, que tradicionalmente se han llamado el “himno de júbilo” del Señor. Es una maravilla: “Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y prudentes y las has revelado a los pequeños” (Mt 11, 25), es decir, a la gente sencilla, descomplicada, que está abierta a la presencia de Dios y a la gente.

Y esta oración gozosa de Jesús nos lleva de la mano a pensar un poco en la virtud de la sencillez, hermana de la sinceridad. Dios es eternamente simple, porque es la Verdad, y la Verdad no necesita explicaciones. Jesús es abiertamente sencillo, tanto que una vez, con una intención torcida, sus propios enemigos se lo dicen: “Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas de verdad el camino de Dios, y que no te dejas llevar por nadie, porque no haces distinciones entre las personas” (Mt 22, 17). Jesús ama la sencillez y la sinceridad de los niños, tanto que nos dice que “si no se hacen como los niños no entrarán en el Reino de los cielos” (Mt 18, 1ss).




Mejor que muchas consideraciones, quiero leerles una carta que encontré en mi archivo. La tomé del libro de Jesús Urteaga, Los defectos de los santos. Una niña le escribe al autor del libro.

“Ya he cumplido seis años y pronto te escribiré yo, porque he empezado a ir al colegio de mayores y me enseñan a leer y a escribir. Así que entonces te contaré secretos. Ahora no puedo porque escribe mamá y, aunque es muy buena, hay cosas que no se las digo porque se enfada.
El día 11 de mayo voy a hacer mi primera Comunión. Mamá dice que te pregunte si te parece que soy todavía muy pequeña, pero yo ya sé que no lo soy. Desobediente sí, un poco. Hago rabiar bastante a mamá con Marilín, que es mi perrita.
Además no quiero marcharme de la televisión cuando hay películas para mayores. El otro día arme la gorda y mamá se enfadó mucho, porque dice que los niños no deben ver las películas que no son aptas.
Abuelita María es muy pesada y me pone una bufanda gorda para ir al colegio. Ahora reza el rosario todos los días porque estamos en octubre, y yo también me quedo a rezarlo; pero a veces me tienta el demonio y soy mala. Mientras abuelita reza el rosario, yo pinto monigotes.
Quiero mucho a Jesús, pero no puedo remediar ser desobediente. Yo quiero obedecer pero no puedo.
Tía Juanita es hermana de mamá y es monja; fui a verla y me porté mal porque me subí a las sillas. Tía Juanita tiene una nariz un poco fea y se lo dije, y papá y mamá se enfadaron mucho conmigo, pero es verdad que la tiene fea.
Adiós. Te mando besos y rezo por ti. Mañana seré buena, el lunes no lo sé. Yo quiero serlo. Margarita”.

¿Verdad que se entiende bien qué es la sencillez, tan querida por Jesús? Que la  bendición…



  



lunes, 17 de julio de 2017

18 DE JULIO. NO APARTES TUS OJOS...

Hoy es 17 de julio. Estamos en las vísperas de celebrar nuestra fecha patria más importante, la fecha que le da nombre a la avenida principal de Montevideo y a las calles principales de casi todas las ciudades del interior: en Minas, 18 de Julio es también la calle principal.

Mañana celebraremos la Jura de nuestra primera Constitución, el 18 de Julio de 1830. Un cuadro de Blanes recuerda para siempre cómo fue aquel día: de mañana, en la iglesia matriz se cantó el Tedeum; de tarde, las autoridades juraron  la flamante Constitución; lo mismo se hizo en las ciudades y pueblos de cierta importancia del interior del país. El texto del juramento fue éste:

“¿Juráis a Dios y a la Patria cumplir y hacer cumplir en cuanto de Vos dependa, la Constitución del Estado Oriental del Uruguay sancionada el 10 de Setiembre de 1829 por los representantes de la Nación? ¿Juráis sostener y defender la forma de gobierno Representativo Republicano que establece la Constitución? Si así lo hiciéreis Dios os ayudará; si no, Él y la Patria os lo demandarán”.



El 18 de Julio es un día muy apropiado para pensar en algo tan esencial como el amor a la patria. En el último libro que escribió, Memoria e identidad, Juan Pablo II hizo unas consideraciones que pueden ayudarnos a hacerlo. Decía así:

La expresión «patria» se relaciona con el concepto y la realidad de «padre» (pater). La patria es en cierto modo lo mismo que el patrimonio, es decir, el conjunto de bienes que hemos recibido como herencia de nuestros antepasados. Es significativo que, en este contexto, se use con frecuencia la expresión «madre patria». En efecto, todos sabemos por experiencia propia hasta qué punto la herencia espiritual se transmite a través de las madres. La patria, pues, es la herencia y a la vez el acervo (caudal, bagaje) patrimonial que se deriva; esto se refiere ciertamente a la tierra, al territorio. Pero el concepto de patria incluye también valores y elementos espirituales que integran la cultura de una nación.

El 1 de abril de 1987, en Tres Cruces, JP II celebró la Misa. Nos dijo entonces: "Queridos uruguayos: Vuestra patria nació católica. Sus próceres se valieron del consejo de preclaros sacerdotes que alentaron los primeros pasos de la nación uruguaya con la enseñanza de Cristo y de su Iglesia, y la encomendaron a la protección de la Virgen que, bajo la advocación de los Treinta y Tres, hoy nos preside junto a la cruz. El Uruguay de hoy encontrará los caminos de la verdadera reconciliación y del desarrollo integral que tanto ansía, si no aparta los ojos de Cristo, Príncipe de la Paz y Rey del universo".

Ustedes y yo queremos de verdad a nuestra patria. Respetando y defendiendo la libertad de cada uno para pensar y actuar según su propia conciencia, yo quisiera que Uruguay fuera cada día más católico. En el marco de nuestra bendita laicidad, de nuestra laicidad bien entendida, esto quiere decir que me gustaría hacer realidad lo que el Papa santo nos dijo: Uruguay encontrará los caminos de la verdadera reconciliación y del desarrollo integral, si no aparta los ojos de Cristo. Para esto, es esencial conocer bien y dar a conocer la enseñanza de la Iglesia acerca del sentido de la vida; acerca del matrimonio y de la familia; acerca de la vida en sociedad. ¡Es una enseñanza tan hermosa, tan humana y tan divina!


Mañana es feriado nacional, de manera que nos reencontramos el miércoles. Que la Virgen de los Treinta y Tres, nuestra Patrona, los bendiga a todos.

sábado, 15 de julio de 2017

TUS HIJAS TE NECESITAN

Mañana, 16 de julio, es la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, y a Ella le encomiendo de modo particular a todos los PADRES de nuestro país.

Ayer, tomando el ejemplo de san Camilo, que sintió mucho la ausencia de su madre y de su padre en su educación, les decía que seguiríamos hablando de esto. En el Día del Padre, que celebramos mañana, quisiera referirme a la importancia que tienen los papás en la educación de sus hijas. Esto se me presentó con especial fuerza después de leer, hace ya algunos años, un libro que no dudo en recomendarles. Se titula PADRES FUERTES, HIJAS FELICES, y su autora es la doctora Meg Meeker, médico norteamericana, madre de familia y con mucha experiencia en el trato con adolescentes. (El libro de la doctora Meeker está en Amazon, en su versión digital y vale mucho la pena leerlo).

En su libro, la doctora Meeker cuenta muchas experiencias de su consulta. Por ejemplo:

A los 18 años Ana se fue de su casa para estudiar en una prestigiosa universidad americana. Durante el primer curso todo marchó sobre ruedas: hizo muchas amigas y sacó buenas calificaciones. Pero después la cosa se torció. Empezó a  beber demasiado, dejó de asistir a clase y al final fue expulsada de la universidad.
Al volver a su casa, su madre se mostró inflexible. “Te has comportado estúpidamente, le dijo. Has arrojado tu futuro por la ventana. Has avergonzado a tu familia”. En mitad de la bronca, su padre se acercó a Ana y le dijo al oído: “¿Te encuentras bien, hija?. Ella se echó a llorar”.
“No se puede imaginar cómo me afectó aquello, le explica Ana a la doctora Meeker. Eso pasó hace treinta años, pero el amor que siento por mi padre en este momento es algo tan fresco y tan reciente como lo fue entonces… supe que era a mí y no a los logros que pudiera alcanzar a quien realmente amaba”.



El subtítulo del libro PADRES FUERTES, HIJAS FELICES es Diez secretos que todo padre debería conocer. Cada uno de los capítulos es uno de los “secretos”. Leo solamente los títulos: Usted es el hombre más importante de su vida. Ella necesita un héroe. Usted es su primer amor. Enséñele humildad. Protéjala y defiéndala. Pragmatismo y firmeza. Sea usted el hombre que quisiera para marido de su hija. Enséñele a conocer a Dios. Enséñele a luchar. Unido a ella.

De entrada un padre puede pensar que no es fácil lo que se pretende de él. Es verdad, tiene toda la razón, pero la dificultad se resuelve en facilidad si cuenta con la gracia de Dios y el empeño en formarse para ser un buen padre: es necesario leer, consultar y poner en práctica.

La experiencia me dice que hay padres cómodos que tienen muy asumido este silogismo: “es imposible entender a las mujeres; mi hija es mujer; en consecuencia, que se encargue su madre educarla”. Eso, además de comodidad es una gran cobardía.  
Es verdad que con los varones es más fácil entenderse: ver juntos un partido de fútbol, casi no decir nada y estar muy a gusto los dos. Pero con ellas es diferente. La doctora Meeker dice: “esté donde esté, asegúrese de que ella percibe que usted se da cuenta de que está a su lado, hágale preguntas, escúchela. Las mujeres odian el sentirse invisibles”.
En otro momento escribe: “Permítanme que les cuente un secreto sobre las hijas de todas las edades: les gusta presumir de lo duro que son sus padres, y de lo estricto y exigentes que son con ellas. ¿Por qué? Porque esto les permite hacer notar lo mucho que ellos las quieren”.
Y en otro lugar escribe: “Por lo que se refiere a inculcarles sus creencias, tampoco tengan miedo a hablarles de Dios. Si usted no le proporciona una guía a su hija, ella buscará las respuestas por su cuenta y la autoridad de Usted quedará suplantada por otra persona. Su hija necesita a Dios por dos razones: porque necesita ayuda y porque necesita esperanza. Él le proporciona esa ayuda y le promete que el futuro será mejor”


Los dejo por hoy. Me pasé en el tiempo, pero el Día del Padre es solamente una vez al año y este tema requiere la mayor atención. Créanme, papás, que rezo por ustedes.