Páginas

DESPUÉS DE 115 AÑOS...

Juan Bautista Berdum fue un vasco francés a quien el gobierno de España, en 1801, donó unos terrenos cercanos al poblado de la Inmaculada Concepción de Minas. Los vecinos del lugar, pasado el tiempo, le llamaron al paraje Cerro del Verdún. En el año 1900, el párroco de la ciudad, Don José De Luca, le pidió permiso a don Pedro Dartayete y a su esposa, doña María Ariza, dueños entonces del cerro, para colocar en la cumbre una imagen de la Virgen. Desde el 19 de abril de 1901 hasta hoy, la Virgen del Verdún se ha convertido en el lugar de peregrinaciones más popular del Uruguay: cada 19 de abril, miles de personas de todo el país suben al Cerro para agradecerle a la Inmaculada sus indudables favores. En 2010, coincidiendo con el jubileo por los 50 años de creación de la Diócesis de Minas, los obispos uruguayos declararon el lugar Santuario Nacional.

En 19 de abril de 2014 se inauguró la renovación del entorno del templete de la Virgen. El 15 de septiembre de 2015, la capilla "Madre de Misericordia", en la cumbre del Cerro. Es la Virgen la que mueve los corazones, para que ayuden a hacer de su casa del Verdún un lugar privilegiado de encuentro con Jesús.


sábado, 29 de septiembre de 2018

REPICAR Y ESTAR EN LA PROCESIÓN

Estimados lectores del blog:

es obvio que estoy publicando bastante poco en Desde el Verdún. El motivo es doble: por un lado, que dedico más tiempo a mi cuenta en Twitter: @obispojaime; por otro, que diariamente envío un audio sobre temas de vida cristiana, que lleva su tiempo.

Como dice el refrán, "no se puede repicar y estar en la procesión". Aunque continúo manteniendo este blog, la idea es seguir prestando mayor atención a esos otros dos canales. Por eso, si alguno desea suscribirse al audio que llega de Lunes a Sábado por Whatsapp, basta que me envíe un mail con nombre del destinatario y su número de celular. Yo le enviaré enseguida el mío, de manera que pueda recibir el audio.

Muy agradecido por la comprensión, un saludo con todo afecto en el Señor,

+ Jaime 

Mail: fuejaime@gmail.com


domingo, 2 de septiembre de 2018

CRISIS EN LA IGLESIA (y 3).


¿Cómo es posible que se den en la Iglesia hombres que han caído tan bajo, que viven celebrando la eucaristía, lo más santo que pueda existir, y al mismo tiempo traicionan al mismo Cristo a quien dicen que sirven? ¿Qué decía santa Catalina de Siena?



Vamos por partes. ¡Qué misterio es el corazón de los hombres! ¿Cómo se explica que uno de los 12, a los que Jesús eligió personalmente, haya terminado siendo un ladrón, capaz de traicionar de la manera más miserable, vendiéndolo, al hombre más bueno que haya existido, al que él vio haciendo milagros, que pasó su vida haciendo el bien?...

Es así: somos capaces de las mayores barbaridades que uno pueda imaginar y llegar a traicionar al mismo Dios. Al mismo tiempo, somos capaces, imitándolo, de dar la vida por Él, por puro amor.  

Digo esto porque tanto en el siglo XIV como en el nuestro, así somos los hombres y mujeres. A la pregunta que nos hacíamos, Catalina de Siena respondía: “los pastores no cumplen con su deber de corregir porque, en vez de llenarse del amor a Dios, viven del amor de sí mismos. Como no alimentan al perro de la conciencia con la oración, éste, cuando ve venir al lobo no tiene fuerzas y no ladra y el lobo causa estragos”…

Los malos pastores no cumplen con su obligación porque, de tanto buscar honores y una vida cómoda, han dejado de  lado la cercanía con Dios que solamente se consigue con la Eucaristía y la oración… Han perdido la sensibilidad del alma y ni siquiera se dan cuenta de que deberían intervenir y corregir: son “perros mudos que no ladran cuando ven venir al lobo y el lobo dispersa el rebaño de la Iglesia”.

La historia cuenta que aquellos que habían elegido al papa Urbano VI, al ver que “buscaba la gloria de Dios y quería salvar las almas y reformar la Iglesia”, no estaban dispuestos a convertirse: apenas habían transcurrido 12 días de la elección cuando declararon que esta había sido inválida… Eligieron entonces un antipapa y comenzó en la Iglesia el Cisma de Occidente, que duraría cuarenta años… 

Catalina de Siena siguió rezando y trabajando mucho por Urbano VI, el auténtico Papa, hasta que, agotada, murió a los 33 años.

El nuestro es un tiempo complicado, que está pidiendo a gritos mujeres y hombres de oración, que busquen a Jesucristo y extiendan su amor por todas partes: con la palabra, con el ejemplo, buscando solamente lo que a Él le agrade. Es tiempo de especial oración por el Papa, por los obispos y por los sacerdotes: para que persigamos seriamente nada más que la gloria de Dios y sepamos cumplir fielmente con nuestros deberes.  

CRISIS EN LA IGLESIA (2)


La respuesta de Catalina a esa pregunta es la siguiente: “la culpa es de los malos pastores (los obispos), que no cumplen con su deber y no corrigen como deberían hacerlo. Si cumplieran con su deber, no ocurriría esto”.

Dejo para más adelante responder con Catalina aun a otra cuestión: ¿por qué no cumplen con su obligación?

                                                                                         Urbano VI

Una vez que consiguió que el Papa volviera a Roma, Catalina tuvo que trabajar mucho más. El caso es que,  al poco tiempo de entrar en Roma, fallece el papa Gregorio XI y es elegido un hombre lleno de buenas intenciones, Urbano VI, que empieza su pontificado con el mejor deseo de reformar lo que andaba mal en la Iglesia. El problema fue el carácter del nuevo Papa…

Urbano VI reunió a los cardenales, los reprendió con dureza por la vida que no pocos llevaban… Catalina de Siena está por encima de cuestiones de carácter. Para ella, el Papa es siempre “il dolce Cristo in terra”.  Lo llama así porque ve en él al vicario de Cristo, al que tiene en sus manos las llaves del cielo y de la bodega en la que está encerrada la sangre del Señor… Por esto es necesario venerarlo y quererlo; es Cristo quien lo ha elegido para ese cargo. (Esto no le impide ser muy clara con el nuevo Papa: en una ocasión le envía una carta, acompañada de una docena de naranjas amargas, envueltas en caramelo. Le explica que, así como esas naranjas sólo se pueden comer endulzándolas, así Urbano VI debe corregir su carácter, decir las cosas de un modo más agradable…).

A su vez, Catalina de Siena se refiere a los sacerdotes llamándolos los “Cristos”: por el sacramento del orden sagrado, en efecto, el sacerdote es el único que puede actuar personificando a Cristo y celebrar la santa misa… Por eso, ella pide que los fieles no juzguen a los sacerdotes, que si hacen cosas que están mal recen más por ellos y dejen el juicio a Dios...

La idea central de Catalina de Siena acerca de la reforma de la Iglesia es esta: la Iglesia se reformará “con buenos y santos pastores”, es decir, obispos y sacerdotes -obispos en primer lugar-, fieles a Cristo crucificado, buscadores de la gloria de Dios y nada más, sin miedo para corregir lo que esté mal…



CRISIS EN LA IGLESIA (1)


Quiero contarles algo que tiene interés. Hace muchos años, cuando estaba haciendo mis estudios de licenciatura y después de doctorado en Teología, me dediqué a estudiar a una santa que, junto con santa Teresa de Jesús, fue la primera mujer que, en 1970, recibió el título de Doctora de la Iglesia, título que reciben aquellos santos, pocos, que se distinguen por la particular excelencia de su doctrina.

Esta santa vivió en el siglo XIV y se llamaba Catalina Benincasa, más conocida como santa Catalina de Siena. El tema de estudio fue su enseñanza acerca de la Iglesia y, más en concreto, sobre la reforma de la Iglesia.



El tiempo que le tocó vivir a santa Catalina fue un tiempo muy turbulento, con graves problemas en el mundo y en la Iglesia, fuera de la Iglesia y dentro de ella. Es el tiempo en que el Papa vivía en Avignon, no en Roma, después de ceder a la influencia de Felipe el Hermoso, rodeado de una corte llena de vicios y pecados.

Hay que leer el libro Diálogo, de Catalina de Siena, para captar que “nada nuevo hay bajo el sol”, como dice el Eclesiastés (1, 9). En esa obra, Catalina refiere con pelos y señales el tipo de vida que llevaban no pocos miembros de la jerarquía de la Iglesia: pecados contra la naturaleza, concubinatos, corrupción en todos los sentidos, hasta en los más deplorables, un desastre. Eran unas circunstancias que provocaban auténtico escándalo entre los fieles, quienes en no pocas ocasiones, querían juzgar a los sacerdotes, a los obispos, hasta al mismo Papa, y condenarlos.

Nuestra santa había recibido de Dios una misión, que llevó a cabo hasta el final, con enorme sacrificio. Esto es lo verdaderamente asombroso: en las épocas más difíciles de la historia de la Iglesia, surgen en ella mujeres y hombres y mujeres muy santos que, con la ayuda de Dios, consiguen devolver a la Iglesia la belleza que fue marchita por los pecados.

Catalina, por amor a la Iglesia, tuvo que encarar nada menos que la tarea de conseguir que el papa –Gregorio   XI en aquel momento- dejara Avignon y volviera a Roma. Y lo consiguió, superando todas las dificultades imaginables.

Este fue el gran triunfo de Catalina de Siena, por el que la Iglesia le es deudora de gratitud. Lo alcanzó trabajando incansablemente y rezando tanto y más que lo que trabajaba: rezaba y hacía rezar a todos los que la seguían, que eran muchos.

Hay que decir también que en su época, así como el estado general de la jerarquía de la Iglesia dejaba mucho que desear, la vida de los fieles discurría por otros cauces: aprendían a hacer oración, de boca de no pocos laicos; buscaban a Jesucristo en la Eucaristía... A mediados del siglo XV se publicará la Imitación de Cristo, de Kempis, que sigue enseñando hasta el día de hoy.

En el Diálogo y en sus Cartas, Catalina de Siena llega hasta el fondo del problema de la Iglesia de su tiempo y responde a esta pregunta: ¿cómo explicar que se haya producido tanta podredumbre en la Iglesia y, sobre todo, en sacerdotes y obispos, que deberían ser ejemplo para todos los demás?



viernes, 10 de agosto de 2018

OJO A LA DECONSTRUCCIÓN


Ayer y esta mañana recibí unos cuantos mensajes desde Argentina. Y me llamó la atención que, si por un lado había en ellos alegría porque el senado dijo NO a la legalización del aborto, por otro lado también estaba presente una actitud de seguir ALERTA, porque los que quieren legalizarlo van a pretender meterlo por la vía de reformas en el Código Penal. En efecto, la prensa de hoy informa de esto.

A su vez, en el parlamento uruguayo se empieza a discutir el proyecto de ley integral de las personas trans. Dice la prensa que ayer se entregaron en el parlamento varios miles de firmas, de personas que declaran estar en contra de este proyecto.



Yo quería recordarles que en mayo de este año, la Conferencia Episcopal Uruguaya hizo un comunicado muy claro sobre este tema. En él se subraya que el punto de partida de la Ley Integral es que el sexo es algo convencionalmente asignado al momento del nacimiento: “Mujer/niña trans, se afirma, (es) aquella persona que habiendo sido convencionalmente asignada al sexo masculino al momento de su nacimiento, posee una identidad de género autopercibida femenina. Hombre/varón/niño trans (es) aquella persona que habiendo sido convencionalmente asignada al sexo femenino al momento de su nacimiento, posee una identidad de género autopercibida masculina”.

En consecuencia, dice también el proyecto que “la identidad trans ampara múltiples formas de expresión de la identidad de género, en particular, se incluye a las personas identificadas como travestis, transgéneros y transexuales, variantes de género queer o personas de género diferenciado, así como a quienes definen su género como “otro”, o sin género, o describan su identidad en sus propias palabras”.

¿Adónde se quiere llegar con todo esto? En nombre de la libertad de elección, se pretende cambiar la estructura de la sociedad, nada menos. Es lo que se llama un proceso DECONSTRUCTIVO, sobre el que ya alertábamos los obispos en 2014, con ocasión de unos textos de educación sexual difundidos por el gobierno.

El desarrollo “deconstructivo” de este proyecto de ley llega a proponer que los menores de 18 años puedan solicitar cambiar su registro de nombre y sexo, y que puedan acceder a tratamientos médicos que alteren su normal desarrollo. También, en caso de que los padres no apoyen esta decisión, que la ley autorice a representantes legales para lograr estos objetivos.

Así estamos. Me acuerdo de algo que decía Wimpi: El tipo siempre se cree con la suficiente habilidad como para modificar el Universo. No admite que pueda tener las cosas adelante, yéndoseles; ni atrás, siguiéndolo. Cree que las tiene alrededor. Y que el que está en el medio es él. Esto es lo que está sucediendo a escala mundial y en nuestro país. Y nadie se puede dormir.

viernes, 27 de julio de 2018

UN BRINDIS POR LA NORMALIDAD


        Lo normal, lo de siempre, entusiasma. Lo describo un poco nomás, para que no se pierda entre tanta cosa de moda...

La vida normal, la de siempre, ha sido y es ¡tan sencilla!... Un hombre ama a una mujer y ella le corresponde. Felices con la inmensa alegría de compartir sus vidas por entero (hasta que los separe la Parca) deciden casarse. Van a la iglesia y fijan la fecha para celebrar su matrimonio delante de Dios y de los hombres (¿“y de las mujeres”?... Cursi, muy cursi).

          Llega el día y concretan la mutua entrega: Yo te recibo a ti por esposa (esposo) y prometo serte fiel, en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en la adversidad, amándote y respetándote durante toda mi vida. (Cada sustantivo y cada verbo da para meditar horas).



         Chochos los dos, después de la fiesta (o sin), se van de luna de miel, qué más da adónde: lo importante es que ¡al fin, solos! Entonces, no antes de casarse -"los regalos de Navidad se abren Navidad"- empiezan a conocerse en el sentido bíblico de la expresión y, gozosamente, forman una sola carne.

Más tarde o más temprano,  ella le comunica, llorosa de emoción: “¡vamos a tener un hijo!” Asombro, alegría, abrazos, ¡Dios mío, gracias!).

Empieza a correr el tiempo del ensueño imaginario de los dos, por esa criatura que crece en el vientre de la que será madre: ¿varón, mujer?... Será una divina y genuina sorpresa; no depende de ellos.

      Cuando la criatura nazca y él la tome en sus brazos, estrenará un sentimiento de inaudita grandeza y responsabilidad: ¡porque es padre! Ella, mientras le da de mamar cada tres horas, cae siempre más en la cuenta de que su maternidad es, literalmente, un milagro.

         La vida sigue, tan humana y tan divina al mismo tiempo; tan divinamente humana, mejor dicho. Es in-comparable. Y así, por los siglos de los siglos. Amén.
        


domingo, 1 de julio de 2018

TABÁREZ: SER O NO SER


Soy uruguayo y, como todos los uruguayos, estoy pendiente del partido de esta tarde contra Portugal. Al mismo tiempo, deseo que gane Argentina su encuentro contra Francia. Es lógico, ¿verdad?

En este clima, me disculpan si me detengo esta vez hablando de fútbol; bueno, no propiamente de fútbol, sino de un hecho llamativo. Uno de los diarios más influyentes del mundo  es The Wall Street Journal. Y resulta que ayer dedicó una nota, no tanto a la selección uruguaya sino a su entrenador, el Maestro Tabárez. ¿Por qué? Porque tiene 71 años y ha conseguido metas muy importantes.



Todos nos acordamos de cómo jugaba Uruguay hace unos cuantos años. El diario norteamericano dice que teníamos fama de “matones de un patio de recreo”. Y ahora, resulta que nuestra selección es la que menos tarjetas amarillas tiene: solamente una, contra 10 de Corea, Serbia 9, Croacia 8, Portugal 6, Argentina 6… ¿Cómo se consiguió? Lo consiguió el Maestro educando a los jugadores, explicando, insistiendo…

Dice el diario nortemericano: Otros técnicos en la Copa del Mundo simplemente entrenan al equipo mayor. Pero Tabárez se convirtió en el decano de todo el programa nacional, desde los menores de 15 años hasta el equipo de la Copa del Mundo. Los ha desarrollado como jugadores y como personas".

Y agrega: Tabárez también se mantiene firme con los buenos modales. Muchas estrellas uruguayas han tenido problemas con su regla de “zapatos sin barro”. Y hay reglas estrictas sobre no dejar platos sobre la mesa o poner los pies en las sillas. El uso de teléfonos celulares está prohibido en el desayuno, el almuerzo y durante las charlas o reuniones del equipo".

Cuento todo esto porque a los papás y mamás el argumento “lo enseñó Tabárez, lo dijo Tabárez”, Godín, o Cavani… puede ser realmente muy eficaz para educar a sus hijos. Y explicarles que más allá de que sigamos ganando en el Mundial, ya ganamos el campeonato de buenas personas, que es mucho más importante.



viernes, 29 de junio de 2018

VIVIR EN DICTADURA (AQUÍ Y AHORA)


Acabo de experimentar, como nunca antes, qué quiere decir vivir bajo la “dictadura del relativismo”, como definió Benedicto XVI el ambiente cultural de nuestro tiempo. Cuento los hechos, tal y como ocurrieron.

Un sacerdote me informó ayer de lo siguiente. Fue a visitar a una familia amiga, en Montevideo. La señora es profesora de Geografía en un liceo estatal y recibe los audios que mando por Whatsapp todos los días. La señora pensó que a una chica conocida suya, le vendría bien escuchar alguno de ellos sobre el noviazgo. Dicho y hecho, la buscó en su lista de direcciones y lo mandó. Tuvo mala suerte,  porque le erró a la tecla y, en vez de llegarle a la chica, el destino fue el grupo de profesores de su liceo.

¡Horror de los horrores! Por lo que me contaron, me pusieron como “palo de gallinero”, según se dice: de retrógrado para arriba, o para abajo, como se prefiera, fui condenado por unanimidad.



El caso es que la directora del liceo, que también escuchó el audio hereje, se vio en la obligación de intervenir ante semejante escándalo. Llamó a su escritorio a la profesora y le exigió tres cosas: primera, tenía que borrar el audio; segunda: debía pedir perdón a todos; y la tercera, salir del grupo de oyentes de los audios.

Estos son los hechos. Hasta entonces, la profesora gozaba de prestigio ante la dirección del liceo; desde que cometió el error de difundir involuntariamente semejante material subversivo, perdió su reputación.   

Hasta aquí los hechos. De estos no hablará nadie; los que salen a la luz, salen porque no se pueden ocultar: ¿recuerdan la directora del liceo de Salto, que cometió el pecado de permitir que se hablara en favor de la vida en su instituto? Apartada de su cargo y cobrando la mitad de sueldo, hasta hoy no se tienen más noticias de su proceso.

No sé si leyeron la novela 1984, de George Orwell. Fue escrita en 1947  y su contenido es exactamente lo que hoy se abre paso, cada vez más,  en este mundo globalizado del que forma parte nuestro país. En esa novela nació la idea del Gran Hermano, que domina absolutamente toda la vida de una sociedad; ahí aparece la Policía del Pensamiento, que controla lo más íntimo de las personas… Es realmente una novela profética… hecha realidad hoy y ahora entre nosotros: vigilancia masiva, represión social… El que no piensa COMO SE DEBE pensar, sufrirá burlas, será presionado en su trabajo. Puede ser multado…

Ustedes sabrán qué hacer. Quizás, por leer este racconto sean también sospechosos de ir contra el sistema. Por favor, no pierdan el buen humor.


viernes, 22 de junio de 2018

EL AMOR SUFRIDO UNE MÁS

                



La verdad es que con el inesperado triunfo abultado de Croacia frente a Argentina, se removió el baúl de mis recuerdos y se me hizo presente, de manera muy viva, la figura de un profesor fuera de serie que tuve en la Universidad de Navarra cuando estudiaba Periodismo.

Se llamaba Luka Brajnovic y era croata. Para todos era Don Luka, que tiene una biografía marcada por la confianza en Dios y un amor maravilloso a su esposa, Ana, que falleció el año pasado en Pamplona a los 97 años. Don Luka murió también en Pamplona, en el año 2001. 

                
                                              Don Luka en el bar de la universidad,  rodeado de sus alumnos. 

Era un hombre de una cultura extraordinaria: doctor en Derecho y en FilosofÍa y Letras, periodista, escritor, poeta con varios libros publicados… y profesor de materias tan extremas como Literatura y Tecnología de la Información o Deontología profesional. (Una vez me quedé más que sorprendido. Coincidimos en el bar de la universidad; yo estaba haciendo la tesis para el doctorado en Teología, antes de ordenarme sacerdote, y don Luka se interesó por el tema. Después, sin darle importancia, me dijo: - Yo hice mi tesis sobre la Inmaculada Concepción en Duns Scoto. Y es que era, también, Licenciado en Teología).

En alguna ocasión le oí contar su historia, que era de novela. En la segunda guerra mundial llegó a estar en cuatro campos de concentración, en uno de ellos cavando su fosa antes de que lo fusilaran. Se salvó porque en el último momento alguien dio el dato de que era periodista y eso le interesó a los comunistas…

Don Luka se había casado con Ana Tijan, con quien tuvo, antes de la guerra, una hija, Elica, a la que también conocí. La guerra separó a la familia y Don Luka debió asilarse en Roma. Nada menos que doce años duró el exilio, agravado cruelmente por la falta de noticias de Ana y Elica. Finalmente se reencontraron en Munich y se establecieron primero en Madrid y después en Pamplona, en cuya Universidad de Navarra Don Luka pasó años y años enseñando. Y escribiendo, que fue su pasión.

Elica y su hermana Olga, hace un tiempo empezaron un blog sobre su padre, en el que publican pasajes del diario de Don Luka y recuerdos de quienes lo conocieron: www.brajnovic.info. En este blog se encuentra lo que escribió Don Luka el 8 de octubre de 1945,  en el campo de refugiados de Fermo (Italia), cuando recibió la primera noticia de que Ana y su hija Elica estaban sanas y salvas en Zagreb. Con esta noticia Don Luka estalló de alegría y escribió unas palabras estremecedoras de amor y de limpieza de alma:


 Anoche estuve embriagado de alegría…
Oh, Ana mía, ¿te preparas ya para el día en que en un abrazo, la felicidad comience a hacernos olvidar el sufrimiento? ¿Te preparas para el día en que con nuestros labios bebamos toda la dulzura que hemos conservado en la inocencia y las más bellas cualidades del alma? ¿Te preparas para el día en que empecemos de nuevo a vivir nuestro tiempo a salvo de la espada del miedo a la violencia? Yo estoy feliz, Ana, Feliz y alegre.
Oh, sé que Nuestra Señora nos salvará. Ana, anoche estuve embriagado de alegría.

Es todo por hoy, pienso que alcanza para entender que, cuando hay verdadero amor entre los esposos, ni la distancia, ni la guerra, ni el tiempo, ni el dolor puede separarlos. O, dicho de una manera más exacta: cuando hay amor, la distancia, el tiempo, el dolor, la guerra, une más a dos esposos que se aman.